¿Qué esperar ante un trasplante de cabello?

Al igual que la buena salud y la juventud, la mayoría de nosotros damos por hecho nuestras cerraduras, es decir, hasta que se van o nos sucede es cuando vemos que esto no nos puede estar pasando a nosotros.

Una de estas pérdidas a la que cuesta trabajo renunciar es sin duda la caída del cabello y para muchas personas, un trasplante de cabello puede ayudar a recuperar esa cabellera o al menos que se vea más abundante.

Si realmente la tendencia a quedarte calvo realmente te molesta, puedes pensar entonces en un trasplante de cabello como una opción entre las que se tienen como tratamiento para la caída del cabello.

Sin embargo, lo primero es hablar con tu médico sobre lo que puedes esperar durante y después de una cirugía de esta índole.

¿Qué es un trasplante de cabello?

Es un tipo de cirugía que mueve cabello para llenar un área con cabello fino o sin pelo. Los médicos han estado haciendo estos trasplantes desde la década de 1950, pero las técnicas han cambiado mucho en los últimos años.

Por lo general, el procedimiento se realiza en el consultorio médico.

Primero, el cirujano limpia el cuero cabelludo e inyecta medicamentos para adormecer la parte posterior de la cabeza.

El médico elegirá uno de los dos métodos para el trasplante ya sea la cirugía de tira de unidad folicular (FUSS) o extracción de unidad folicular (FUE).

Con FUSS, el cirujano extirpa una tira de piel de 6 a 10 pulgadas de la parte posterior de la cabeza. Lo deja de lado y cierra el cuero cabelludo. Esta área queda inmediatamente oculta por el cabello que la rodea.

A continuación, el equipo del cirujano divide la tira de cuero cabelludo eliminado en 500 a 2.000 pequeños injertos, cada uno con un cabello individual o solo unos pocos pelos.

El número y tipo de injerto que se obtiene depende del tipo de cabello, la calidad, el color y el tamaño del área donde recibirá el trasplante.

Si estás recibiendo el procedimiento FUE, el equipo del cirujano rasurará la parte posterior del cuero cabelludo. Luego, el médico eliminará los folículos capilares uno por uno desde allí.

El área se cura con pequeños puntos, que cubrirá el cabello existente.

Después de ese punto, ambos procedimientos son iguales, se preparan los injertos, el cirujano limpia y adormece el área donde irá el cabello, crea agujeros o hendiduras con un bisturí o una aguja y coloca delicadamente cada injerto en uno de los agujeros.

Probablemente también se reciba ayuda de otros miembros del equipo para plantar los injertos.

Dependiendo del tamaño del trasplante que se reciba, el proceso tomará de 4 a 8 horas. Es posible que se necesite otro procedimiento más adelante si se continúa perdiendo cabello o si se desea un cabello más grueso.

Expectativas y recuperación

Después de la cirugía, el cuero cabelludo puede estar muy sensible. Es posible que se necesite tomar analgésicos durante varios días.

El cirujano pedirá que se use vendajes sobre el cuero cabelludo durante al menos uno o dos días.

También puede recetar un antibiótico o un medicamento antiinflamatorio para que se tome durante varios días.

La mayoría de las personas puede regresar al trabajo de 2 a 5 días después de la operación.

Dentro de 2 a 3 semanas después de la cirugía, el cabello trasplantado se caerá, pero debería comenzar a notar un nuevo crecimiento en pocos meses.

La mayoría de las personas verá un crecimiento nuevo de cabello después de 6 a 9 meses y es cuando la satisfacción y la espera comienza a rendir frutos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *